18/1/07

Memorias del verdulero de la esquina III.




Memorias del verdulero de la esquina III

(El infame viajero del tiempo y el zapatero).




No todo llega a tiempo.
A mi , por ejemplo , el Metropolitan Museum of Art de New York. me llegó demaciado pronto , y no supe disfrutarlo como se lo merecía. Tengo recuerdos vagos y mareos ciertos por permanecer demasiadas horas en aquel lugar.
Tengo flashes , y sè que quedè , en estado de trance , por mucho rato frente a un cuadro de Caravaggio.
Era la primera vez que viajaba al exterior , era la primera vez que me tenía que manejar totalmente solo en un lugar que desconocía , y era la primera vez que me enfrentaba a cuadros de verdad.
Demaciadas novedades y novelerías para el verdulero de la esquina.
No supe manejarme ni dosificarme. Colapse en el intento.
Demasiado tierno.

En cambio el Louvre me cayò en el preciso momento , en el mejor momento , y lo disfrutè como nùnca antes nada.
De mis casi 3 meses en París , se que pase mas de 20 días en aquel lugar , desde que abrian hasta que cerraban.
El tiempo despuès me enseñò que se puede ser mucho más feliz que eso , pero en aquel momento para mi , el Louvre fué lo máximo. Y mejor aún , en mis recuerdos , sin lugar a dudas , esta dentro de los "greatest hits".

Recorría aquel lugar como si me perteneciera , y le dediqué el tiempo que se merecía a cada cosa que veía y aprendí muchisimo , no solo de arte y mas precisamente de pintura , sino el verdadero valor de lo infame.

Es mi humilde creencia de que solo el valor de lo famoso , reconocido y etiquetado de tal es lo que estamos capacitados para apreciar. Peligrosa situación a la hora de mejores y mas precisos balances.
Es muy cierto , que la historia la escriben los ganadores y tal vez por esa misma razón , y en aquel lugar , aprendí a reconocer el esfuerzo del desconocido , del que no es famoso , el esfuerzo del ser cotidiano , el infame. Es increible lo mucho que uno puede concluir , con tiempo , en el lugar preciso , en el momento indicado.

Este extendido prolegómeno inconducente , viene al caso de que , recorriendo yo las salas correspondientes a egipto en el Louvre (pasiòn de pasiones) , me tope con una pequeña escultura en granito negro , de no más de 40 cm de alto del tipo cùbico (1500 antes de cristo , aprox).
La misma , era de un zapatero quien , con sus esfuerzos , había mandado a hacer esa estatua de si mismo , en la que se había grabado en su vestimenta la siguiente oración que mas o menos recuerdo y que gracias a quién sabe quién , estaba traducida (otro infame).
Decía mas o menos asi , "Oh tu , viajero del tiempo , hermano de la vida y enemigo del olvido , quiero que sepas , que fui un buen hombre , que protegí y alimente a mis hijos , que amé a mi mujer , y recordé siempre a mis muertos. Yo (no recuerdo el nombre) , te pido , que en el cielo del tiempo , digas una plegaria por mi , por mi buena vida despues de la vida.Que me recuerdes como buen zapatero que fui. No muere quien es recordado".

Quede en schock , en trance mistico abstracto , y acto seguido , me puse a rezar aquellos bolasos que me hacian rezar en aquel lugar de martirio perpetuo que supo ser mi liceo , el "Regina Martyrum". Eran las únicas plegarias que recordaba y me parecía que aquel hombre se lo merecía.

Ese sr. muerto hacía mas de 3500 años , no sòlo me conmovió , sino que me dió identidad de clase , dignidad de humano y el titulo de viajero del tiempo.
No poca cosa para un infame como él , o yo.


De zapateros y verduleros , también esta hecho el tiempo.

2 comentarios:

  1. Gran post. La famosa frase trillada de que todo tiene su tiempo. Ya lo dijo el Esclesiates y el Sutra de Loto. Lo bueno es que N.Y. y su museo siempre esta ahi como para que lo recuperes.
    Sobre el mensaje, supongo que lo unico que nos une es el deseo de trasendencia y perpetuacion que todos los bichos humanos tenemos.

    ResponderEliminar
  2. fua! qué bueno señor!

    me gustó muy mucho.

    y eso de que no muere quien es recordado me hizo pensar enseguida en 'la inmortalidad', de milan kundera. libro que si no leíste deberías. es excelente... aunque no infame :)

    ResponderEliminar