27/6/08

Historia nimia.



Del olvido.



Fué a una de esas catástrofes cotidianas.
Como cuando te quedás sin encendedor y rastreas mentalmente todos los posibles lugares donde se pudo haber perdido , negligentemente , inadvertidamente , ese algo que ahora daría fuego para satisfacer éste deseo incumplido , esta inoportuna ansiedad.

Recordó la cocina y con un simple giro de perillas tres chasquidos consecutios generaron una llama azul.
El cardo añil de de la satisfacción por venir.

Acercó la cara a la llama sosteniendo el cigarro entre las almohadas de los labios.
Cerró los ojos y aspiró.
Sintió el calor en su cara.
Abrasante , casi.

Podría quemarme la boca ,el pelo ,desfigurarme el rostro.

Quemarse la boca.

Se irguió lentamente.
Satisfacción inmediata.

Le daría el tiempo de un cigarro a toda la situación.
Merecía más tiempo aquel abandono , es cierto y así se lo decía , pero ya era parte del pasado.

Nadie ha podido con el pasado.

Aniquiló el cigarro en el cenicero dónde un sinnúmero de catástrofes similares yacían apiladas , su genocidio particular de contrariedades cotidianas.

Siempre queda la falsa promesa del olvido , se dijo.

Cerró la puerta.




*

3 comentarios:

  1. sos de cabecera.

    sabelo pelo.

    y, por favor, sacame la verificación de palabra pa poder comentarte, me hacés el favor?


    gracias ...

    ResponderEliminar
  2. hola..

    navegando sin rumbo me cai por aca.

    sos una persona soñadora, reflexiva

    y muy interesante..(digo)

    te apunte y prometo pasar.

    cassandra

    ResponderEliminar
  3. oh oh, y para empezar me gustó siempre esta foto me gustó

    ResponderEliminar